Nuestro Blog

Detectives en Recursos Humanos

Los detectives privados han sido y son en muchas ocasiones colaboradores necesarios e imprescindibles para los directores de RRHH. La picaresca y las estafas provocadas por los empleados han existido siempre. Aún así, con la llegada de la crisis, los fraudes laborales se han visto incrementados hasta un 41%. Entre estos se incluyen las bajas laborales fingidas o el bajo rendimiento del trabajador. Los responsables de RRHH se ven en la necesitad de solicitar cada vez más información y pruebas de las investigaciones realizadas por detectives privados para llevar a cabo su actuación profesional.

images

La colaboración entre ambos actores se ha incrementado en los últimos años debido a la proliferación de problemas relacionados con el ámbito laboral. Las situaciones más habituales de fraude empresarial por parte de los trabajadores son muy diversas. La mayoría de los casos en los que los Directores de RRHH acuden a la experiencia de los detectives privados son por la detección de absentismo laboral injustificado y reiterado, competencia desleal o el abuso de horas realizadas por los enlaces sindicales. El análisis de las actuaciones de cada uno de los empleados de la compañía y el mantenerse alerta ante la aparición de las primeras sospechas se convierten en el día a día del director de RRHH, tanto de grandes, como de medianas empresas.
En muchas ocasiones, estos profesionales se ven en la necesidad de contratar detectives privados ya que, en nuestro país, las únicas pruebas válidas ante un juez son las presentadas por detectives. Además, de esta forma, se asegura en todo momento que la investigación se desarrolle dentro de los parámetros de legalidad que establece el marco jurídico.
El profesional de las bajas suele alegar, la mayoría de las veces, una causa que le permita alargarla la mayor cantidad de tiempo posible, así como intentar llevar una vida lo más cómoda posible sin que sea detectado el fraude que está cometiendo. Aún así, aunque traten de evitarlo, este tipo de empleados acaban por generar sospechas al director de RRHH y, a su vez, provocando un clima laboral incómodo con respecto a sus compañeros ya que, al encadenarse una baja tras otra, las tareas del compañero “caradura” tienen que ser realizadas por ellos.
Las bajas laborales fingidas son consideradas un problema grave al repercutir en la cuenta de resultados de la empresa, además de tener que buscar un sustituto para el puesto concreto del empleado que solicita la baja – dependiendo del puesto ocupado y la duración de la misma -, la imagen que se proyecta de la compañía no es tampoco muy positiva y la imitación en el uso de estas prácticas por parte de los demás empleados provoca un incremento del absentismo laboral que acaba por perjudicar a toda la compañía.
Seguimientos y certezas

detectives

¿Cuál es la misión del detective en estos casos? La labor del detective consiste en realizar un seguimiento durante unos días del trabajador en su período de incapacidad temporal para lo que realiza la grabación en video de sus movimientos y actividad. Todo ello se selecciona para presentarlo en un Informe que se ratifica judicialmente. Por lo general, se realiza un control de la actividad del trabajador durante tres días, aunque en ocasiones puede llegar hasta cinco. La duración varía según se desarrolle la investigación y el tipo de baja que se trate. En este sentido, aquellas que son de origen físico, como las lumbalgias, cervicalgias, dolores de cabeza, mareos continuados o problemas en las piernas son más fáciles de demostrar si las comparamos con las de origen psicológico, aunque no imposible de demostrar.
Estos son solo algunos ejemplos, pero la labor del detective también ayuda a detectar casos de bajo rendimiento del trabajador, competencia desleal, robos o hurtos en las compañías o incluso venta de secretos. Casos como los que hemos visto realmente serios que pueden poner en peligro la continuidad de las empresas.
Como consejo y a modo de conclusión, lo que nunca debe hacer la compañía ante los indicios de un fraude empresarial es pensar que la situación se solucionará por sí sola, ya que desde nuestra experiencia sabemos que lo único que se conseguirá es perjudicar a la empresa e incrementar su nivel de pérdidas de forma considerable.
Además, el tiempo juega siempre en contra de la empresa, por lo que recomendamos que cuando se tengan las primeras sospechas de estafa por parte de algunos de sus trabajadores, se inicie la investigación. De esta forma, se conseguirá que los daños económicos del engaño se reduzcan.

http://www.apdpe.org/noticia/%C2%BFque-necesita-un-director-de-recursos-humanos-de-un-detective-privado
COMPROBACIÓN DE CURRICULUM: LA PÓLIZA DE SEGUROS D...

Contáctenos

1000 caracteres restantes

GAT Comunicación

Otras empresas del Grupo

logoi2ethicsletrablanca
g5webpequeo