Nuestro Blog
Slide background

Somos  la  Clave

De la Información Estratégica

Slide background

Somos  la  Clave

En Soluciones de Cumplimiento

Slide background

Somos  la  Clave

Para sus Investigaciones Corporativas

Slide background

Somos  la  Clave

En la Prevención de Fraude

Dinero, sexo y poder: Indicadores primarios de fraude

El triangulo dinero, sexo y poder ha sido estudiado en numerosas ocasiones y siempre se ha llegado a la conclusión de que son elementos que influyen de manera notable en las actitudes humanas. El Centre National de la Recherche Scientifique de Francia concluye en uno de sus estudios que el sexo y otros placeres primarios  activan  zonas del cerebro que disparan el mecanismo de otros placeres secundarios, como la obtención de dinero o poder. Esto ayuda a explicar lo que ocurre en la mente de los titanes financieros cuando arriesgan fortunas en operaciones de alto riesgo.



La Universidad de Harvard encontró que existe una relación entre los niveles de testosterona y una mayor posibilidad de asumir riesgos financieros. Casos como los de Berlusconi o el director gerente del Fondo Monetario Internacional, el francés Dominique Strauss-Kahn, son un ejemplo de que el dinero y el poder piden sexo al cerebro. También se da al revés, el sexo o la visión de imágenes con alto contenido sexual activan la inclinación a tomar mayores riesgos en otros ámbitos.

Como cualquier otro crimen, hoy en día el fraude se explica con cuatro factores: incentivo o motivación, oportunidad o ausencia de controles, capacidad y racionalización.

En términos cinematográficos la constelación de los factores “chicas, drogas y juego” siempre ha sido un ingrediente de éxito. Si hablamos de motivación del ser humano nos encontramos que el dinero, el poder y el sexo son tres de los más poderosos resortes que mueven el mundo desde la antigüedad. Así se ha visto a lo largo de números casos que el abuso de drogas, los problemas con los juegos de azar y los problemas de relaciones (amantes, divorcios o separaciones) son algunos de los factores que explican por qué una persona comete un fraude.

Entre los comportamientos desviados que son observables desde los departamentos de recursos humanos entre los empleados de una organización figuran el consumo de pornografía, la discriminación, el racismo, el acoso laboral o  la intimidación. La presencia de estos comportamientos no significa ineludiblemente la presencia de fraude, ni que una situación sea la desencadenante de la otra, pero curiosamente en muchos casos de fraude se encuentran ambas cosas juntas.

Aquellas personas que se enganchan a comportamientos desviados tienden a involucrarse en una amplia gama de esquemas de fraude. Muchos casos de fraude descubiertos en las empresas involucraban a empleados que usaban los recursos de la empresa para pagar sus caprichos sexuales (compra de pornografía, películas, fotos, complementos, publicaciones, servicios personales) asientos que no podían cargar en sus propias tarjetas de crédito. Estos comportamientos llevan a cometer todo tipo de fraudes dentro de la empresa como falsificar la contabilidad, falsificar los gastos, robo, fraude en el uso de tarjetas de crédito, extorsión o sobornos.



A pesar de todo, no se puede generalizar. Así, la mejor forma de determinar si esta aproximación tiene validez en su empresa es revisando las investigaciones del pasado, apoyándose en la colaboración del departamento de recursos humanos. Por ejemplo, un caso de estudio podría ser un ejecutivo que acusado en varias ocasiones de acoso sexual, nunca se ha visto enfrentado a evidencias o pruebas detectadas por la empresa o ha sido un caso sin seguimiento.

Otro aspecto de motivación que puede aplicarse a unos o todos los tipos de fraude son el ego/poder. Esto se relaciona con el poder sobre las personas y las situaciones. La sensación de poder sobre otro individuo parece ser una fuerza de motivación fuerte para los delincuentes de fraude, al punto que se llega a convertir en un fin en sí mismo, porque les proporciona placer.

Nuestra recomendación es no dejar pasar por alto  situaciones que aparentemente no tienen ninguna relación con el fraude, ya que se dan casos reportados a recursos humanos que pueden esconder posibles situaciones que motiven la comisión de un fraude interno.
¿Es el caso Wal-Mart la punta del iceberg?
Fraude: ¿Todo el mundo tiene un precio?

Artículos relacionados

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Viernes, 20 Enero 2017

CONTÁCTENOS

1000 caracteres restantes

GAT Comunicación

Otras empresas del Grupo

logo de i2 ethics
logo de g5 integritas